Iron Maiden - The Final Frontier


Finalmente está aquí, el nuevo disco de Iron Maiden ha llegado luego de 4 años desde el lanzamiento de A Matter Of Life and Death. Es increíble como esta banda después de 30 años todavía mantiene una vigencia abrumadora; solo hay que ver su última gira (Somewhere Back In Time) para darse cuenta de la gran forma en la que la banda se encuentra y como aún logran dar un show impresionante y lleno de energía (Bruce Dickinson tiene mejor condición física que muchas personas con la mitad de su edad). Justamente con esa gira es que la expectativa por un nuevo disco se incrementó y la espera se hizo más larga, pero después de todo estamos aquí con un disco que ha creado polémica desde que se dio a conocer la portada ya que presentaba un Eddie bastante caricaturesco; no hay marcha atrás, es hora de ver que hay al llegar a la frontera final.

El disco inicia de una manera extraña para Iron Maiden ya que no se da la bienvenida con un potente riff o el bajo de Steve Harris corriendo de manera desenfrenada, todo lo contrario. Satellite 15 es una pieza bastante dramática que usa sonidos de poca fidelidad y muchos efectos que simplemente sirven para empezar a subir la tensión, es casi como un extraño conteo regresivo que solamente sirve para dar pie al momento de la verdad, es asi como llega The Final Frontier el cual es probablemente un tema que muchos ya hayan escuchado y que tiene impregnado el ADN de la banda por todo lado. Justamente después de este tema llega el segundo corte el cual tampoco debe de ser totalmente desconocido para muchos ya que la banda lo estuvo ofreciendo como descarga gratuita a través de su página web, les hablo de El Dorado. Lo interesante de El Dorado es que no se le puede catalogar como un tema al que se le toma el gusto de manera inmediata pero  una vez que sucede queda claro que Iron Maiden esta vez no ha buscado escribir temas fáciles de asimilar y este es el secreto de este disco. Un par de temas hacia adelante y nos encontramos con Coming Home la cual es básicamente un balada que habla del sentimiento de regresar a casa luego de giras extensas, no obstante Bruce Dickinson le da un sentimiento que es abrumador; Coming Home tiene el potencial para ser uno de esos temas que en vivo son casi un himno y con razón, contiene una sinceridad tremenda y un coro sencillo pero dramático que puede hablar a muchos niveles y lo convierten en uno de los puntos altos del disco. La mitad de The Final Frontier está a cargo de The Alchemist el cual se puede describir como Iron Maiden en su forma más elemental y clásica, cosa que es sin duda alguna un gran cumplido.

La primera parte de este disco es básicamente Iron Maiden tocando temas moderadamente cortos, pero es en la segunda parte donde se entiende por qué este es el álbum más extenso de la banda y todo empieza con uno de los mejores temas que la banda ha escrito: Isle Of Avalon. Este tema es básicamente una montaña rusa que empieza de manera calmada pero que se mantiene creando tensión para luego explotar en una extravagancia de solos y ritmos con una marcada tendencia progresiva, claro que nunca perdiendo el espíritu de la banda. Con Starblind nos encontramos de nuevo con una clara tendencia de sonidos progresivos y una gran calidad compositiva que sin duda requiere tiempo para asimilarlo al igual  que su sucesor, The Talisman. El cierre del disco corre a cargo de dos temas, el primero es The Man Who Would Be King y en donde se puede apreciar las ventajas de tener 3 guitarristas tan habilidosos como Smith, Murray y Gers. El ultimo track es When The Wild Wind Blows y aunque al principio tiene un ritmo no muy interesante y algo errático poco a poco se convierte es una canción con excelentes solos y riffs que atrapan la atención de manera instantánea pero que a pesar de tener una duración de 11 minutos simplemente no logra un cierre tan espectacular como digamos en Rime Of The Ancient Mariner.


Líricamente The Final Frontier trata temas como guerra, religión y hasta economía siempre con la calidad que uno esperaría de Iron Maiden. Justamente hablando de calidad otro de los puntos que merece mención es la tremenda calidad musical de la banda en este disco la cual es particularmente notable en los solos; en obvio que estos ingleses ya no buscan escribir canciones rápidas de entender ya que en este disco hay muchas capas que hacen que se pueda descubrir algo nuevo con cada repaso, además la influencia de rock progresivo es demasiada como para ser ignorada.

Este disco es demandante por la sencilla razón que Iron Maiden decidió crear un álbum que resulta casi como un hueso enterrado: hay que tomarse el esfuerzo de cavar un poco para poder disfrutar del disco en su totalidad pero pueden estar seguros que The Final Frontier es una excelente compra para cualquier buen seguidor de la banda. Ahora solo queda esperar que para esta nueva gira mundial Costa Rica aparezca en itinerario y que por fin se decidan a tocar Alexander The Great en vivo.

-Calificación-
84/100

Andrés

www.ironmaiden.com

1 comments:

DAVID ESQUIVEL dijo...

ALEXANDER THE GREAT ES LA MEJOR CANCION DE MAIDEN JEJEJE

Publicar un comentario