Tristania - Rubicon

8/02/2010



Parece que fue ayer cuando conocí a una banda nueva (en ese momento) que presentaba un disco con el nombre de Widow's Weed; esta agrupación era Tristania y por mucho lograron dejar una buena impresión en bastantes personas con un Gothic Metal que tenía algunos elementos Doom que ayudaron a darle una presencia importante durante la explosión del género durante finales de los 90s. Justamente con el pasar del tiempo los cambios en la banda se hicieron presentes tanto en estilo como en la siempre cambiante alineación, pero a pesar de eso había algo que se negaba a cambiar y era la vocalista Vibeke Stene quien era la cara de la banda desde su debut en 1997 pero decidió dejar el barco en el 2007, justamente después de la salida del álbum Illumination. Pero la banda no se detuvo y ahora llega el nuevo material de estos noruegos y como siempre es el caso con una curiosidad enorme de ver como suena la banda con su nueva vocalista, la italiana Mariangela Demurtas y con una alineación totalmente reformada donde solamente quedan 2 de los miembros originales.

Como dicen por ahí "para empezar por el principio" es sensato decir que en un hablando de una manera amplia la banda no presenta cambios que sean inmediatamente reconocibles. De hecho una de las cosas más obvias al escuchar este disco es obvio que Rubicon no trata de reinventar a Tristania y hasta cierto punto ignora los cambios de alineación como diciendo "aquí no ha pasado nada", esto porque el sonido que se ha venido creando, evolucionando y hasta perfeccionando desde el Ashes aun se mantiene; pero en caso que alguno no esté familiarizado con los trabajos anteriores de la banda, Rubicon no requiere de lecturas previas. Por supuesto, negar cualquier cambio en la dirección musical es simplemente una mentira ya que como es de esperar siempre hay unas cuantas sorpresas a lo de este viaje.


Entre los varios cambios dentro de Rubicon está un énfasis en el peso de las guitarras lo que hace de los temas algo un poco más intenso pero siempre manteniendo una velocidad moderada que se traduce en un Gothic más oscuro y denso pero definitivamente muy bien hecho y sofisticado; justamente este disco no es la clase de material que muchos esperarían dentro de este género, lo que es algo que Tristania a buscado hacer durante sus últimos trabajos y ha ayudado a darles la originalidad suficiente como para tener un sonido bastante característico, proceso que comenzó desde la salida de Morten Veland. De manera interesante a pesar de que no hay nada radicalmente nuevo siempre hay algunas partes que dejan la duda sobre que esperar en un futuro de la banda debido a algunos toques menos ortodoxos.

Por supuesto que esta reseña no estaría completa para muchos sin antes hablar del desempeño de Mariangela como la nueva garganta de la banda y esta es la parte donde hablamos al respecto, empezando por su voz la cual es mucho más áspera y agresiva que la hipnótica voz de Vibeke lo que de alguna manera añade un poco de asperezas y acidez al disco. Y es que justamente basta ver una fotografía de Mariangela Demurtas para darse cuenta que hay un contraste sumamente fuerte con lo que la banda proyectaba antes y ahora. Esta italiana le da algo de rebeldía a la siempre gótica imagen de la banda, pero nunca desentona con la esencia de Tristania cuando de cantar se trata aunque de alguna manera todavía necesita ese "algo" que convirtió a Vibeke en una de las voces más fáciles de reconocer dentro del mundo de Gothic Metal y que ayudó a definir el sonido de la banda en sus comienzos.

El sexto álbum de Tristania es en muchos aspectos un renacer material pero no espiritual por lo que cualquiera que hasta ahora haya gustado de Ashes o Illumination no va a tener problemas con Rubicon , eso si, después de haberlo escuchado por lo menos unas tres veces, lo que es mas o menos el tiempo que se requiere para digerir el disco en su totalidad; esto es Gothic Metal que busca ir hacia adelante sin ser revolucionario, el cual queda muy bien parado este año y deja claro que la banda sigue viva a pesar de pasar por cambios tan turbulentos estos últimos años. La tercer era de Tristania arranca oficialmente con este disco.

-Calificación-
86/100

Andrés




También le puede interesar:

5 comments

  1. Anónimo8/05/2010

    Como es, que ya escuchaste el album? si Rubicon no ha salido.

    No entiendo como puedes dar este tipo de "reseña"

    ResponderEliminar
  2. La razón es que Napalm Records envió una copia del disco a los medios más de un mes antes del lanzamiento.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/08/2010

    Este disco va a ser como un Dark Passion Play de Tristania. El sample de Year Of The Rat es tan malo, que ya se espera el regreso de Vibeke otra vez

    ResponderEliminar
  4. Acabo de escuchar el disco. La voz de Mariangela me parece quizá menos "refinada" que la de Vibeke, pero es mucho mas enérgica. a Mary le gusta jugar con los distintos matices de su voz.

    Eso si... estoy empezando a extrañar las voces guturales que todavía eran usuales en Ashes. fuera de eso me parece que es un excelente disco, que las lleva muy bien como álbum sucesor de Illumination.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena review, estoy bastante de acuerdo con lo escrito, yo estaba muy mal predispuesto y no tenía muchas expectativas con este trabajo, pero terminó gustándome muchísimo, no creo que sea "otra banda", aunque es un cambio grande sin dudas, pero este es uno de mis discos favoritos del año, insólito pensar que estaria diciendo esto...

    Hay que decir que de todos modos, el corte de difusión y su respectivo video engañan bastante, escuchen el disco y después opinen.

    Saludos.

    ResponderEliminar