Liv Kristine - Libertine


En el mundo del Gothic Metal Liv Kristine es algo así como una celebridad. Desde sus inicios en Theatre of Tragedy hasta su mas reciente carrera con Leaves' Eyes no se puede negar que su voz ha influenciado a muchas otras bandas. Eso sin contar las colaboraciones con bandas como Cradle of Filth en el tema Nymphetamine y el hecho de que ha llegado a convertirse en todo un icono gracias a su voz tan característica. Pero hay un lado que no es muy conocido y es su carrera solista. Si no conocen esta faceta que se puede llamar "diferente" no es de extrañarse ya que básicamente el mercado meta (por llamarlo de alguna manera) difiere un poco con la escena metal. La razón para esto es que su estilo musical como solista es bastante "light", pero con Libertine Liv presenta un pequeño giro que hace las cosas mucho mas atractivas....si se tiene la menta abierta a escuchar algo NO METAL.

En cuanto a la premisa esta es sencilla: un disco menos "Pop" y que incluso se podría llamar hasta "Alternativo". Los temas son cortos y bastante tranquilos, algo que se ve mejorado por la voz de esta noruega. No es un secreto que este es un disco no va a ganar premios por su actitud rebelde y claro, no es algo que busque, pero con su sonido honesto y pulido es una gran adición al catálogo de esta vocalista. 

En términos musicales el Libertine da sus primeros paso con dos temas cuasi-acústicos que son bastante similares a algo salido de un disco de Agua de Annique. Las cosas poco a poco toman mas ritmo con Solve Me, pero con Panic ya se muestra una tendencia al Rock Alternativo con medios tiempos marcados pero nunca perdiendo la compostura y que se convierte en un combo letal con Vanilla Skin Delight. Luego de eso llega el tema escogido como primer sencillo para dar a conocer esta producción: Paris Paris. Ahora, esto es algo sumamente subjetivo pero esta canción tiene un aire un poco melancólico mezclado con buenos elementos de pop que no caen nada mal, pero no es lo que llamaría lo mejor del disco. Caso contrario sucede con Wait for Rain, que es de las mejores partes que contiene Libertine. La parte final se compone de 4 piezas que abarcan desde ritmos mas experimentales hasta un cierre casi a capella.

Como mencioné al principio este es un disco que no está ni cerca de llamarse Metal, cosa que no es mala si se entiende que Liv Kristine simplemente usa Libertine como una válvula de escape para experimentar con sonidos y texturas musicales un poco mas diferentes, pero al mismo tiempo jugando a lo seguro. Sin duda es un muy buen material que cualquier fan de esta cantante debería escuchar e incluso quien no sea seguidor de su música pero tenga inclinaciones hacia el Indie Rock, Alternativo o Pop bien hecho podría encontrar como algo mas que una curiosidad. Hay veces que simplemente quiero llegar a casa luego de un día de trabajo y no saber nada de música pesada y simplemente sentarme a escuchar algo tranquilo. Para esas ocasiones queda claro que ya tengo una buena opción con Libertine.

-Calificación- 
N/M (NO METAL)

Andrés


0 comments:

Publicar un comentario