The Black Dahlia Murder - Everblack

 

13 años de carrera musical son un logro para cualquier banda, especialmente en estas épocas. Aún más si dentro de esos años se lleva un record de 5 lanzamientos excelentes (aunque Unhallowed tiende a dividir un poco). Es por eso que Everblack es sin duda uno de esos discos que son absolutamente merecedores de una gran expectativa ya que, después de todo, ha quedado demostrada la gran calidad de esta banda, por lo tanto ¿qué podrían presentar esta vez para mantener a sus seguidores felices? No mucho, solamente un disco que se fácilmente se podría calificar como su mejor trabajo hasta la fecha.

En una manera sencilla la banda todavía se mantiene haciendo lo que mejor sabe hacer: buenos riffs, excelentes solos y un Melodic Death Metal de clase mundial. Pero por alguna razón TBDM parece no conformarse con esto y hace lo único que se puede hacer cuando se tiene un sonido tan característico; Everblack busca amplificar de manera monstruosa todos los elementos de su música.

Ya sea a nivel musical o de letras, este es un disco que no es tímido en dar todo lo que tiene. Los riffs suenan impecables y los solos vuelan por lo mas alto. Pero nada de esto sirve si no se tienen buenas letras y en este caso, Trevor Strnad entrega algunas de las mejores que la banda ha visto. Esta vez estamos ante material bastante macabro y hasta maduro. Pero creo que después de 13 años no se podría esperar menos. Hay un par de detalles interesantes sobre las letras: el primero es que en "In Hell Is Where She Waits For Me", Trevor habla directamente del homicidio de Elizabeth Short, o la Dahlia Negra, la cual como se imaginan es de donde proviene el nombre de esta banda. En este tema las letras son una narración en primera persona del asesino asistiendo de manera anónima al funeral de su víctima, la cual es casi un trofeo para el. Una alusión interesante a la muerte del sueño americano. Sin ser un disco conceptual, las letras reflejan la muerte de una manera fría y sin ningún tipo de vida en el mas allá, lo que se complementa muy bien con el arte del disco, el cuál estuvo a cargo de Nicholas Keller y sin duda le da un aire muy perturbador. Por otro lado en un tema como Raped in Hatred by Vines of Thorn, el homenaje a Evil Dead es muy evidente. Sin duda las letras son grotescas y chocantes, pero nunca pierden ese grado de morbo que hace que uno quiera seguir leyéndolas, ya que están muy bien escritas sin ser excesivamente explícitas o de mal gusto.  Un dato curioso es que según Brian Eschbach, una gran cantidad de los solos de este disco fueron totalmente improvisados y solamente comenzaron a grabar esperando a ver que resultado daba. Si eso es cierto, entonces definitivamente Ryan Knight y Brian Eschbach son dignos de admiración.

El disco se divide en 10 temas, de los cuales In Hell Is Where She Waits for Me es el que da la bienvenida a  la monstruosidad que es Everblack. Como es de esperar un primer tema tiene que fijar un buen todo y atrapar la atención de quien lo escucha, ya que después de todo, es la carta de presentación. En este caso este primer corte es una excelente presentación de qué esperar a lo largo de todo el álbum. Usualmente, y de hecho mas a menudo de lo que uno esperaría, una gran cantidad de discos contienen los infames temas de relleno. No importa que tan buena es una producción, nadie está exento de presentar estos no tan queridos temas; Everblack simplemente no tiene ninguno. Este es uno de esos casos extraños donde todas y cada una de las canciones del disco brota calidad por cada poro. Son 44 minutos de música que en ningún momento dan ganas de apretar "next". De hecho hasta me atrevería a decir que desde hace semana y media que me llegó este disco, aún no se lo que es escuchar una pieza sola. No quiero adentrarme en muchos detalles por la sencilla razón que hay tantas capas a nivel de sonido y atmósfera que describirlas sería como arruinar el final de una película antes de verla. Simplemente se van a sorprender de que tan oscuro es el sonido de TBDM esta vez. Nada mas estén preparados para algunas sorpresas como violines y un dulcimer apareciendo en algunos temas.


Como mencioné, The Black Dahlia Murder tiene un excelente historial de lanzamientos y este no es la excepción, solamente que tiene la pequeña diferencia de que puede competir fácilmente como su mejor disco hasta la fecha. Justo cuando a veces uno puede perder la fe en el Melodic Death Metal aparece material como este, el cual llega a  ser una bofetada para ver que realmente aún hay posibilidades de sacar algo fresco, relevante y brutal. Everblack dice "NOMINADO A DISCO DEL AÑO" por todas partes. Mucho dinamismo y sin duda un trabajo sumamente digerible sin sacrificar calidad; definitivamente un digno sucesor para Ritual, y en mi humilde opinión, un disco que incluso lo supera.

-Calificación-
97/100

Andrés





review 320

3 comments:

Mike Shadows dijo...

de acuerdo con todo!!!

Anónimo dijo...

por eso son los mejores! mi banda favorita carajo, pura chuleta y calidad

Anónimo dijo...

Gran Banda!

Publicar un comentario