Huntress - Starbound Beast


El debut de Huntress sin duda alguna es algo digno de atención no solamente por su música, sino también por la cantidad de opiniones encontradas que desató tanto en la prensa como en seguidores del Heavy Metal. Y no es para menos, ya que después de todo difícilmente un debut causa tanta roncha y es marcado como falso Metal por muchos, algo que se vio amplificado por el hecho de que Jill Janus aparecía por todo lado que dijera Metal: desde blogs y websites de noticias, hasta revistas. Pero independientemente de la cantidad de publicidad que recibió la banda, a nivel musical había algo interesante. El estilo de Huntress presentó una calidad bastante buena, que si bien no era algo increíblemente novedoso, por lo menos hacía las cosas con corazón. Como es natural un segundo disco de una banda genera buena cantidad de expectativa de todos lados: los que odian a la banda (y no tienen nada mejor que hacer que criticar lo que no les gusta) esperan carne fresca para devorar, mientras que los que si gustan de la banda esperan que el nivel de la misma suba o en el peor de los casos, se mantenga.

Esta segunda producción de Huntress sin duda alguna me sorprendió bastante por varios motivos. Tal vez la primera causa de sorpresa fue un cambio que considero era fundamental, necesario y el cual radica en el apartado vocal. Mientras que en Spell Eater todo parecía girar en torno a Janus y una necesidad abrumadora de mostrar sus capacidades vocales (incluso al punto de resultar un poco cansado), Starbound Beast cuenta con una gran mesura en este aspecto. Ya no se siente una desesperación por mostrar el rango vocal de Jill Janus, lo que resulta en que los temas mejoren tanto por ser mucho más fáciles de asimilar como por sentirse mas maduros y mesurados. Es evidente que las capacidades de esta vocalista son formidables, pero el hecho de que ahora haya una mentalidad de usar la mayor energía donde realmente se ocupa y no solo en tirar notas ásperas y altas porque puede hacerlo ha contribuido de manera enorme a apreciar la calidad compositiva de la banda. Y eso es otro de los cambios palpables, Huntress ahora se siente una banda, no solo un cuarteto de soporte para Janus.

Los temas esta vez presentan un aire que resulta todavía más reminiscente al NWOBHM que al estilo tan agresivo y abrasivo que había en Spell Eater. Claro, dependiendo de los gustos de cada uno esto puede ser algo bueno o malo, pero en mi caso me inclino un poco más por este nuevo acercamiento compositivo. Por otro lado, esto también puede ser una pista de que esta es una banda que gusta cambiar de disco a disco, así que por el momento solo puedo especular al respecto y esperar a un eventual (y seguro) tercer lanzamiento. Pero volviendo a las canciones y hablando de su estilo un poco mas clásico, esta vez la banda cuenta con la participación, o mejor dicho, colaboración, de nada mas y nada menos que Lemmy. En este caso, el señor Kilmister aporta las letras para el tema I Want To Fuck You To Death. Pero a pesar de que he mencionado el enfoque musical de Huntress para este segundo disco, quienes busquen momentos en la misma línea de su debut, entonces les alegrará saber que los hay. Para no ir muy lejos, el primer sencillo de este disco y el cual se titula Zenith, es todo lo que Huntress presentó en su primer disco.


Sin duda alguna Starbound Beast es una de las sorpresas mas gratas que he tenido esta año. No solo por el hecho de que la banda demuestra que en cuestión de un año se puede madurar bastante, sino también porque a pesar de que Jill Janus es una manera fácil de obtener atención, la manera en que esta vez la banda logra presentarse y sonar (como una banda) hace que se sienta mucha mas naturalidad en los temas. Incluso los solos son años luz mejores de lo que esperaba. Temas como Spectra Spectral, Zenith y Receiver son sin duda la cereza de un pastel que solo se puede describir con una palabra: sólido.

-Calificación-
82/100

Andrés

www.facebook.com/HuntressKills


review, 320

0 comments:

Publicar un comentario