Lazarus A.D - Black Rivers Flow

1/10/2011



Hace casi año y medio que Lazarus A.D presentó el disco The Onslaught y desde entonces las cosas no han sido las mismas para muchos de los que abrieron sus oídos a esta banda. En pocas palabras su debut con Metal Blade Records les sirvió de manera inmensa y los catapultó de forma casi instantánea a un estatus de culto entre fans del Thrash Metal . Por supuesto que estar con una disquera de las grandes ligas le ayudó pero lo que realmente logró que la banda se convirtiera en una sensación fue que The Onslaught es una verdadera joya de Metal moderno y bien hecho; es el disco que toda agrupación desearía sacar como debut y el disco que todo metalero busca en estos tiempos de monotonía. Ahora llega el siempre temido segundo álbum el cual puede consolidar o hundir a una banda, este ha sido bautizado Black Rivers Flow.

El problema de una banda con un debut tan sólido como esta es mantener una calidad palpable y demostrar que no es suerte de principiante sacar un buen material. Los cambios y constantes son muchas para esta segunda producción pero lo primero que se nota es la evidente influencia de Pantera en la evolución del sonido, particularmente en la sección de guitarras y solos. Pero antes de llamar a este disco Black Rivers From Hell es bueno aclarar que el sonido, si bien es una reminiscencia a la mentada banda no se come la escencia de Lazarus A.D y más bien la expande.

Otra de las cosas que marcan un cambio definitivo en la estructura de los temas es la notoria disminución del doble pedal, algo que simplemente inundaba el disco anterior. Curiosamente este punto no resulta en una baja de velocidad considerable como algunos podrían pensar y de hecho el disco logra mantiene un ritmo rápido y agresivo durante su totalidad. Otro de los cambios muy evidentes es como esta vez el trabajo vocal queda repartido de una forma mucho más ecuánime Jeff Paulick y Dan Gapen, quien ahora no se limita a ser simplemente parte de los coros y añade mucho dinamismo a los temas.

Esta banda logra con Black Rivers Flow lo que muchos esperaban: un muy buen seguimiento a un excelente debut. En un decir mucho más amplio la banda ha crecido y madurado mucho su estilo, el cual mantiene esa llamativa combinación de tempos e influencias que van desde Testament hasta Lamb Of God, pero esto puede (y les va a causar) muchos detractores especialmente porque ahora suenan más accesibles, cosa que no debería de espantarlos de escuchar este disco. Tremenda forma de empezar el 2011 y un disco que hay que comprar cuando salga a la venta el próximo mes de Febrero.

-Calificación-
90/100

Andrés

También le puede interesar:

4 comments

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Pues para mí este disco no le llega ni a la suela al The Onslaught. Esto ya no es el brutalísimo y genial Thrash Metal con mucho aire 80s que nos dieron en su primer disco; esto son demasiadas cosas juntas y revueltas, y muchas de ellas intragables para mis oídos (como lo son las bandas que les han influenciado para hacer esto, empezando por PANTERA). Respeto a quien le guste pero para mi este grupo deja de existir. Cuando pegan estos cambios deberían mudar también el nombre.

    En fin, dejando de lado gustos personales, un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/07/2011

    EXELENTE BANDA DEL THRASH METAL UNA DE LAS MEJORE QUE HE ESCUCHADO VIVA SU NUEVO DISCO

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4/16/2011

    El primer disco fue extremadamente bueno pero el Black Rivers Flow sinceramente me quedo debiendo

    ResponderEliminar